CCMonteclaro | No hay invierno sin botas Hunters
16156
single,single-post,postid-16156,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

No hay invierno sin botas Hunters

centro comercial

No hay invierno sin botas Hunters

Comienza la temporada de lluvias y lo mejor que puedes hacer para estar preparada es acercarte a las tiendas de moda del Centro Comercial Monteclaro. Por ejemplo, resulta imprescindible que visites nuestras zapaterías para equiparte con calzado adecuado para que tus pies estén protegidos del frío y la lluvia. Una de las piezas básicas son las botas Hunter, un calzado impermeable que se ha convertido en un must de las últimas temporadas de invierno.

En España han pasado de ser un calzado infantil a ser un calzado estrella

En la actualidad, resulta de lo más normal que un día de lluvia te cruces con unas cuantas mujeres enfundadas en unas Hunter (o modelos similares de otras marcas). ¿Te acuerdas cuánto usaste este tipo de “catiuscas” en tu infancia? Sin embargo, este calzado que te permitía saltar en los charcos y que cada temporada estrenabas con ilusión, caía en desuso cuando alcanzabas cierta edad al ser consideradas unas botas infantiles.

Sin embargo, la aparición de varias celebrities como Kate Moss, luciéndolas en días lluviosos o para protegerse del barro en festivales de música como el de Glastonbury, hizo que este calzado se pusiera de moda y comenzara a copar los escaparates de todas las zapaterías.

En Inglaterra forman parte de su cultura

La cuna de este calzado debemos buscarla en Inglaterra, país que las vio nacer y que volvió a ponerlas de moda hace unos años. Estas “catiuscas” surgieron bajo el nombre de “wellies” al ser el Duque de Wellington el primero que apareció en público con unas botas similares que había mandado hacer a su zapatero.

En un primer momento estaban elaboradas en cuero hasta que (¡alucinad!), el fabricante de neumáticos Charles Goddyear solicitó a un zapatero que le fabricara unas con un tipo de caucho vulcanizado similar al que utilizaba para fabricar ruedas. Fue el comienzo de las botas de agua tal y como las conocemos nosotros.

La producción de las botas Wellington de plástico impermeable se incrementó durante la 1ª Guerra Mundial debido a las condiciones meteorológicas de las trincheras europeas, llenas de barro y agua. De hecho, la empresa North British Rubber, la actual Hunter Boot, fabricó casi 2 millones de pares de botas para satisfacer la demanda de los soldados británicos.

Cuando finalizaron los periodos de guerras, estas botas ya se habían hecho muy populares entre la población inglesa. Aunque se trataba de una versión ya un tanto modificada, con la puntera más redondeada y con cañas de diferente altura. También se convirtieron en el calzado “oficial” de muchas fábricas, donde se les incorporaba una puntera de acero para aumentar su capacidad protectora.

Las botas Hunter más similares a las actuales salieron al mercado en color verde en 1955 y en muy poco tiempo pasaron a ser uno de los calzados más comunes tanto en zonas rurales como en zonas industriales, un uso que en Inglaterra se ha mantenido (en mayor y menor medida según qué período) hasta que en 2007 se convirtieron en el calzado de moda para el invierno, proliferando todo tipo de modelos y colores.

Si necesitas ampliar tu zapatero de invierno, no dejes de visitar las tiendas de nuestro centro comercial donde te esperan las últimas colecciones del momento. En el C.C. Monteclaro tenemos todo lo que necesitas para vivir un invierno a la última.

No hay comentarios

Deja un comentario