CCMonteclaro | Helados: un placer con mucha historia
16321
single,single-post,postid-16321,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Helados: un placer con mucha historia

historia helados

Helados: un placer con mucha historia

Pocos objetos representan tanto el verano como el helado, especialmente para los más golosos. Ya estés en la playa, en la piscina, de paseo por la calle o tomándote un respiro entre compras en nuestro centro comercial, cuando suben las temperaturas siempre entra de maravilla un cono, una tarrina o cualquier otra de las creaciones disponibles. ¿Pero desde cuándo lleva el ser humano disfrutando de este tipo de placeres gélidos? La respuesta puede sorprenderte.

Y es que aunque la tecnología que nos permite generar frío artificial es relativamente reciente, las sociedades que habitan en climas cálidos llevan haciendo uso de la nieve y el hielo en sus alimentos desde hace miles de años. Por ejemplo, existen referencias históricas a dulces realizados mezclando nieve ya en la antigua Grecia, donde la combinaban con fruta y miel.

Si queremos buscar los orígenes más directos de lo que hoy conocemos como helado, podemos remontarnos finales del siglo XVII, donde ya aparecen en Francia e Italia recetas relativas a algo parecido a los sorbetes. Durante el siglo siguiente se extiende su popularidad, primero en el Mediterráneo y pronto en Inglaterra, desde donde da el salto a Estados Unidos.

Durante todo este tiempo, su elaboración dependía de la capacidad para almacenar y preservar hielo extraído durante el invierno, por lo que era un producto minoritario, consumido de forma excepcional y en algunos lugares incluso exclusiva. Existen leyendas de reyes contratando de por vida a los primeros artesanos heladeros para mantener el helado como un privilegio único de la corte.

¿Y qué hay de un compañero inseparable como el cono? En realidad algún tipo de galleta o barquillo siempre acompañó a las creaciones heladas, y se cree que los primeros en darle esa icónica forma fueron italianos emigrados a Manchester hacia 1850. En esas mismas fechas comienzan a aparecer los primeros puestos callejeros.

La gran popularización del helado como postre popular y la consolidación de su forma actual tienen como hitos la refrigeración eléctrica y los métodos industriales de producción. Hoy existe un universo de experiencias gustativas heladas al alcance de tu mano e incluso mucha gente se anima a elaborar sus propias creaciones en casa.

Después de este pequeño viaje por el tiempo, seguro que te apetece darte hoy un capricho dulce y refrescante. ¿Cuál es tu sabor favorito? Seguro que podrás degustarlo en las cafeterías y pastelerías del Centro Comercial Monteclaro.

No hay comentarios

Deja un comentario